Mostrando entradas con la etiqueta amplaria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta amplaria. Mostrar todas las entradas

la burra guita

Habíe estat tot lo día ploviñán, bueno no mol, pero prau pa estorbá y no dissá aná al campo. Lo agüelo y lo Luiset fen lleña tot lo día, serrán y asclán, ya teníen un mun de ascles. La burra al corral, mastegán palla y sibá tot lo día, ben descansá, fen lo vago.

A radera hora de la tarde, pareis que ha escampat:

+Menut, pareis que mos estem quedán sense aigua, la tenalla ya esta pel mich o menos, mentres yo replego la lleña al clapé, podríes aná a la Tellería a buscá uns cantes, per lo menos aprofitarém un poc lo día.
-Claro que aniré, pero no preferís que li achuda a replegá la lleña, entre los dos hu farém en un momén.
+Preferisco que vasques a buscá aigua, no se vasque a fe de nit per eissos andurrials. La lleña ya la aniré replegán poc a poc. Vésten!.
Al albardá a la burra, al ficali la singla va fe un chiro en lo cap, com un amagató /amago?/ de voldre mossegá. Al agüelo no li va agradá y li va advertí al menut:
+Ya pots tindre cuidau que está descansá, emportat la vara y si se pase, bona garrotá, que no te prengue lo pial.
Li van posá los argadells damún dels carrechados, ben lligats per si a un cas. Después los cuatre cantes. Y hala camí de la fon.
+No córregues, pero hasta que no tornos no estaré tranquil.
Lo crío, com a sagal que es, al cap de la costa, arrime la burra a la paret de un bancal y munte damún de ella.
La bestia va a poquetet, se entretén mossegán lo fenás dels ribassos de les vores de la carretera. Lo menut estiró va, estiró ve al ramal, pa feli eissecá lo cap per amún y aná un poc més depresa.
Y aissí van fen camí la una mossegán, lo atre estirán. Luiset intente animála un poc pegánli a poquetet en lo ramal al coll, a un costat y al atre. Lo bicho no fa cas, cuan están arribán a la Marededeu, allí que ña una amplaria, lo sagal se canse, pille la vara y li pegue una garrotá a les anques.
La burra sentís lo cástic, eisséque les dos potes de detrás y al matéis tems acache la part de daván. Lo sagal que anáe descuidat, no se esperabe aisó y, al está la burra inclinada cap abais, enrrellise y cau per damún del cap an tiarra.
Al caure te que soltá lo ramal, pa podé apoyás en les mans an tiarra y no pendre mal. Ha quedat de esquena al animal, se chire, agarre la vara que ha caigut en ell y va cap lo animal, pa pillá lo ramal.
Pero éste en ve de acollonís, eisseque les orelles y li enseñe les dens, movén lo cap, com si li advertire, “si te arrimes, te mosego”.
Luiset no li vol pega al cap, no li vol fe mal, sol castigala per lo que ha fet. Li pegara una garriotá al cul. Pero cuan va a arrivá a tras, la burra se chire cap an ell y li enseñe les ferradures, menos mal que se ha quedat un poc separat y que la tafarra li manté les anques chuntes. Hu intente dos o tres camins y sempre en lo matéis resultat, si va per daván les dens, si va per detrás les sabates de fiarro de les dos potes.
¡Qué! en falta trove al agüelo, ell sabríe que fe; ya porten sinc minuts aissí y no ña manera, ni de pegali en la vara ni de agarrá lo ramal. Cada camí la burra se creix més y dels vimecs dels argadells ha sentit algúns cruisinots, a ver si se trencará algún cante o se eixirá del cadufo y caurá an tiarra.
“Discurrís Luiset, sino aquí se te fará de nit”. De repén veu que a la sort ña un mun de herba gran, mol viarda, sen va allí y arrenque un grapat, un bon manoll, disse la vara an tiarra y se va arrimán poc a poc al animalet, oferínli la herba viarda y fresca. Aném a fe la pau. ¿Qué fará la burra?
Pues se arrime y escomense a mossegá, a minchá. Luiset li done tot lo manoll y mentres la burra se despiste ell agarre lo ramal. Ya es seua. Mire com están los cantes, los pose ben fondos dintre dels argadells, pille la vara de an tiarra y ara que ya torne a se lo amo. Li pegue un fort estiró al ramal, a la pobra burra, bueno pobra ara, que avans ben chula que se ha posat; dieba a la pobra burra li esgarrifen totes les dens, ya no li queden ganes de seguí minchán. Per un momén ha segut la dueña, ara ya torne a se lo animal de cárrega.
A marches forsades arriben a la fon, umplís la aigua y va carregán los cantes plens, ara un a la dreta, ara los dos de la isquiarra y pa acabá lo radé de la dreta y sense soltá lo ramal de la burra, pero sense muntá este camí, sino caminán daván a casa a tota presa que lo agüelo ya estará patín.
Luiset, en lo susto de la caiguda y les preses per agarrá atre camí lo ramal, no se ha donat cuenta que al caure se ha umplit lo pantaló de tiarra.
Y arriben a casa sense cap de problema.
L’agüelo li achude a descarregá y li pren lo pial:
“Ya estaba preocupat de lo que tardáes, pero claro si te has trovat en amics pa revolcat per an tiarra hu enteng.”
Luiset mire als pantalons a on se está fiján lo yayo y se endone cuenta de que los porte tots plens de pols, mentres no ñague cap de esgarro, ni be ni ruin.
Al matéis tems que se espolse li conte lo que li ha passat.
Desalbarden a la burra la posen al corral, sense palla ni sibá castigada, bueno castigada hasta les onse de la nit, que lo animal escomense a bramá de fam y no pare hasta que baise lo agüelo y li pose unes forques de palla, sense sibá. Ara ya tota la nit tranquils.
Vuiden los cantes a la tenalla, ya casi está plena hasta dal, ya ñá aigua pa uns díes.
Mentres senen lo agüelo li diu al menut:
“Hu has fet be, pan algunes coses ya se te pot dissá aná sol. Mira a la vida mentres no tens lo ramal a la má, no te quede més remei que negossiá en la chen y pan aissó es milló un poquet de mial (miel=herba) que un kilo de fial (hiel=la vara).
Después cuan ya tens lo ramal, cuan ya manes tú, no está mal doná algún estiró fort del ramal, pa demostrá quí es cada u. Y que saps negossiá pero, cuan arrive lo momén, tamé maná si fa falta.”
Y allí seguíssen parlán de la burra, la caiguda, los argadells, los cantes, l’aigua, lo ramal y del tems que fará demá.

------¡Qui vullgue entendre, que hu entengue!-----

la burra guita, agüelo sebeta, Luis Arrufat, burra, somera